domingo, 19 de junio de 2011

Dos meses encerrado en una caja en Bolivia por hablar por el móvil

Dos meses encerrado en una caja en Bolivia por hablar por el móvil

Insólito e increíble lo ocurrido en una familia de Bolivia. Un padre ha tenido encerrado a su hijo durante dos meses en una especie de caja por haber hecho una llamada telefónica. Su religión les prohíbe el uso de las nuevas tecnologías. La fiscalía boliviana liberó al joven tras pasar más de dos meses encerrado en el habitáculo que su padre había construido para castigarle.

La fiscalía boliviana liberó al joven menonita que durante dos meses estuvo encerrado en una caja de madera de tres metros cuadrados y dos metros de alto como castigo por usar un teléfono móvil en Santa Cruz. La comunidad de menonitas boliviana está en la localidad de Tres Cruces en Santa Cruz a uno 590 kilómetros al este de La Paz.

Según la explicación del padre, el joven "pretendía usar el móvil además de utilizar la radio y en esa comunidad esta prohibido usar la tecnología y por no profesar la religión de su comunidad". El padre del joven ha explicado que su intención era mejorar el comportamiento de su hijo ya que anteriormente lo habían llevado a una clínica psiquiátrica pero no presentó ningunas mejoría.

Al padre le acusan ahora de vejaciones y tortura. Sin embargo, el joven ha asegurado nada más salir de su cautiverio que quiere vivir en su casa aunque quería que su encierro finalizase tras pasar dos meses en la caja encerrado. CGS
Share This